Historia del traje de baño femenino

La historia del traje de baño ha evolucionado mucho en los últimos cien años hasta ser lo que hoy conocemos. Se rompieron esquemas y se redefinió la idea de cómo la mujer debía comportarse y mostrarse en público a la hora de disfrutar de la playa o la pileta.

La playa y la pileta: una cuestión de hombres

Inicialmente, las mujeres no podían meterse en el mar o la pileta. Luego los médicos comenzaron a recomendar el agua salada para la salud, y así las mujeres podían meterse al agua pero con ropa. A principios del siglo XX, aparece el conocido traje a rayas con manga corta y largo hasta las rodillas, que en el caso de las mujeres incluía un vestido sobre el mismo. Esto da comienzo a la evolución del traje de baño.

Historia Del Traje De Baño-Inicios-Fashion-Blog

Década por década: la mujer y la moda como reflejo del progreso

Los inicios y el control aún vigente

Los inicios y el control aún vigente

Hacia la década de 1910, los trajes de baño comenzaron a confeccionarse más ajustados al cuerpo para poder nadar cómodamente, lo que generó un revuelo tanto para la sociedad como para las autoridades. Existían, en las playas públicas, hombres “medidores de bañadores” que se encargaban de medir los trajes de baño para asegurar que su largo cumpliese con el límite establecido como aceptable. Si no se cumplía con las medidas, entonces las mujeres recibían multas y sanciones por atentar contra la moral.

Avanzando hacia las décadas de 1920 y 1930, los trajes se acortan y se confeccionan para cubrir hasta la mitad del muslo. Reinan las siluetas ajustadas y los escotes. Se elimina la lana como material de preferencia y se da lugar a telas elásticas y satinadas en los diseños. Las prendas eran mucho más cómodas.

En esta época, gracias a grandes figuras como Coco Chanel, el bronceado comenzaba a considerarse estético, dejando atrás la idea de que una piel blanca era símbolo de status social.

La aparición de la bikini

En la década del ‘40, las actrices de Hollywood posaban en la playa con trajes de baño encorsetados que anuncian la posterior aparición de las pin-up. Además, en esta década nace el traje de baño de dos piezas de la mano del diseñador Jacques Heim, quien lo define como “el traje de baño más pequeño del mundo”. Fue Micheline Bernardini, una nudista del Casino de París, quien lo lució en público por primera vez y afirma que esa prenda iba a ser “¡más explosiva que la bomba de Bikini!”, haciendo referencia a las pruebas nucleares de Estados Unidos en las Islas Marshall. Así fue como la bikini recibió el nombre que mantiene hasta hoy.

Modelos más modernos y jugados

Fue en la década del ‘60 que la bikini finalmente se instaló como una prenda infaltable para el verano. Comenzó a utilizarse la lycra y los trajes de baño se adaptaron a las curvas femeninas, llegando incluso a un estilo de tiro bajo.

Hacia 1980, el topless ya fue aceptado en occidente y, además, aparecen la bombacha tipo tanga para la bikini y el top triangulito. La bikini no sólo era una pieza infaltable sino que trascendía las generaciones, todas las mujeres se sentían cómodas en ella. Se destacaron las estampas floreadas y los colores fluo como símbolo de innovación.

El boom de la enteriza

Si bien la bikini ya estaba instalada como prenda infaltable para el verano, durante los noventa, se popularizó la malla enteriza gracias a la famosa serie “Baywatch”. Durante esa década reinaron el tiro alto y los colores fluo. Luego volvió a perder terreno con la bikini por algunos años.

Hoy en día, tiene su revancha y vuelve renovada: se ven nuevos diseños, cortes, apliques, colores y estampados.

Seas fan de la bikini o la enteriza, en Las Garzas Swimwear tenemos una variedad de diseños para que elijas el modelo ideal para vos 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *